Falsos mitos sobre los biocombustibles

En la última década se ha empezado a consumir lo que denominamos biocombustibles. La palabra bio proviene de la fuente desde la que se extrae el llamado bio diesel . Este bio diesel se puede usar en motores diesel convencionales con similares resultados y presume al menos ha gozado durante todos estos años de buena prensa, por ser “ecológico” y plantearse como una alternativa a los combustibles fósiles, sin embargo nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que existen toda una larga lista de estudios científicos que desmienten este hecho, incluso afirmando que las consecuencias del uso de este tipo de combustibles, son mucho peores para el medio ambiente, y no solo para él, si no también para las economías y las sociedades de países en vías de desarrollo.

El principal problema es ecólogico pero más si cabe es un problema social. Lo cierto es que la mayor parte del biodiesel que se fabrica en el mundo proviene de cultivos de maiz, soja, trigo, colza.. lo que implica por un lado que se destine parte de la producción de estos alimientos que antes eran para consumo humano, a la producción de biodiesel, produciendo en paises que dependen de estos alimentos en su dieta de manera fundamental, una crisis alimentaria, pues los precios aumentan y las capas más pobres de la sociedad son incapaces de pagar.

Por otro lado la necesidad de más y más tierras de cultivos para una creciente producción de biodiesel lleva aparejado la deforestación de bosques y selvas, además en lugares especialmente protegidos.

Biocombustibles Diesel

Por último, el proceso productivo utilizado para extraer el biodiesel lleva aparejada una serie de emisiones de co2 que son comparables a las del gasoleo convencional y el proceso químico para su obtención produce residuos altamente contaminantes.

En el caso de los bio combustibles a base de soja o palma, los cambios en el uso del suelo producen una emisión de 231 gramos de CO2. Frente a los 94 gramos de la gasolina, lo que quiere decir que se trata de un producto mucho más contaminante.

El uso de los biocombustibles se popularizó la decada pasada en Europa gracias a los incentivos que planteaba la Unión Europea que obligaba a los paises miembros a utilizar en un 10% este tipo de combustibles para el transporte público, pero que tras analizar los datos de los estudios ha decidido prohibirlos a partir de 2020.

Algo similar ocurre con las calderas de pellet con respecto a las calderas diesel, que para que sean realmente comparables en rendimiento a una caldera diesel y para poder respetar la garantía de nuestra caldera de pellet, sin perderla necesitamos que el pellet sea de la máxima calidad, esto significa, que provenga de pinos cortados específicamente para esto y que normalmente vienen de lugares tan lejanos como américa del norte en grandes buques, con el desperdicio de energía que ello supone en en el gasoil utilizado por un buque de semejantes dimensiones. Además son calderas que requieren mucho más tiempo de mantenimiento.

Como indican desde https://www.coria-oil.com/, mientras no encontremos una fuente de energía alternativa a los combustibles fósiles que sea verdaderamente respetuosa con el medio ambiente y rentable desde un punto de vista económico, por ahora la mejor alternativa siguen siendo las carburantes tradicionales, gasoil y gasolina.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *