Qué debes tener en cuenta antes de adquirir un equipo de climatización doméstico

Llega un día en el que decides que es hora de hacerte con un sistema de climatización doméstico que te permita tener todo el confort que deseas en tu hogar. Sin embargo, nada más plantear la cuestión, surgen las primeras dudas: ¿qué sistema me conviene más? ¿Requiere mucho mantenimiento? ¿Cuál va a ser el impacto energético en el hogar? Es normal que éstas y muchas otras preguntas se te pasen por la cabeza; una de las prácticas habituales es terminar yendo a la tienda para que te informen sobre los diferentes tipos y características. Sin embargo, es cierto que en muchas ocasiones esto acaba por resultar aún más confuso debido a la sobrecarga de información que se recibe en un lapso de tiempo muy corto.

Esta es la razón por la cual es muy conveniente tener una idea previa antes de dirigirte a cualquier tienda. Sin ningún tipo de agobio y desde la tranquilidad de tu casa, hay toda una serie de puntos clave que puedes ir teniendo en cuenta antes de dar un paso más en la compra de cualquier sistema de climatización. Aquí van algunos consejos sobre todo lo que puede resultar útil saber antes de nada:

Tipos de Sistemas de Climatización

Lo primero que hay que tener claro es que existen muchos y diversos tipos de sistemas: algunos se limitarán a proporcionarnos sólo aire frío para las temperaturas cálidas (unidades de sólo frío), mientras que otros, en cambio, además de esto también calentarán el ambiente durante los meses de mayor frío (unidades de bomba de calor). Las necesidades de cada hogar son muy diferentes en función de muchos aspectos y por esa razón es tan útil que haya tantos tipos de aparatos para instalar tan diferentes.

Requisitos Aire Acondicionado

Actualmente, el sistema por splits (unidades individuales de pared) es uno de los más populares; a efectos de instalación, cuando disponemos de una unidad exterior que se encarga de la extracción de aire caliente y de otra que enfría el ambiente de la casa, nos estamos refiriendo a una configuración 1:1. Sin embargo, puede resultar que en tu caso te interese más instalar varios de estos splits: teniendo en cuenta qué áreas de la casa se usan más y son más susceptibles de ser climatizadas, te podrás hacer a la idea de cuántos splits te serán necesarios.

Algunos consideran preferible colocar solamente uno, en una zona común y muy transitada de la casa; otros, pero, prefieren colocar varios aparatos para mantener una temperatura uniforme en diferentes estancias. Hay otros tipos de sistemas disponibles muy interesantes, como los de climatización centralizada para el conjunto de la vivienda, el suelo radiante… Todo es cuestión de sopesar cuál resulta más conveniente para las necesidades de la unidad familiar.

Tecnología para ahorrar el consumo

Resulta muy necesario estar al tanto de la tecnología inverter, muy preferible a la hora de invertir en cualquier sistema de climatización. Los sistemas que cuentan con esta tecnología abogan por maximizar el rendimiento de tu equipo, manteniendo una temperatura constante sin picos bruscos que desemboquen en un consumo excesivo de energía; además, de esta manera, también se reduce el tiempo necesario para climatizar cualquier estancia.

Elige un sistema silencioso

Otro de los factores que preocupan mucho al potencial comprador de un sistema de climatización es el ruido: lo ideal sería que el sistema que elijas no supere los 25 dB, para así evitar cualquier tipo de alteración en el bienestar de la vida cotidiana, donde la contaminación acústica no debe ser una opción para garantizar la tranquilidad en el hogar. Tampoco podemos olvidarnos de un aspecto muy importante: el EER o Ratio de Eficiencia Energética. Una mayor eficiencia converge en un menor consumo, de modo que es un factor de gran importancia a la hora de realizar nuestra elección.

Otros factores a tener en cuenta

Existen otras cuestiones prácticas que también debes plantearte: por ejemplo, en qué lugar de la casa realizarás la instalación del aparato, ya que debe ser accesible para poder proceder sin problemas a la limpieza de los filtros y a su mantenimiento, la orientación de la casa (si sufre una mayor o menor exposición al calor y al frío) o si tienes la vivienda debidamente acondicionada para acoger uno de estos sistemas, ya que cualquier resquicio que permita la entrada a la temperatura externa hará vana la función de cualquier sistema de climatización.
Dedicar un tiempo a reflexionar sobre todos estos aspectos facilitará en gran medida la decisión que tomes, y lo más importante, logrará que una vez tengas instalado tu aparato de climatización, este responda a la perfección a las necesidades de tu hogar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *